Loading...

La otra pandemia que SÍ tiene vacuna.

24/04/2020


Elías Izquierdo Mobileye y Track Surveying

ARTÍCULO DE OPINIÓN

El COVID19 no es la única pandemia a la que el mundo actual se enfrenta a diario.

¿Qué les parece si les dijera que 1,3 millones de personas mueren al año en las carreteras del mundo por siniestros viales? Lo relevante de esta afirmación es que se trata de un problema que se repite TODOS los años, no es una oleada puntual, sino que, si no encontramos la vacuna adecuada, el año que viene perderemos otro millón largo de personas en siniestros viales.

En estos momentos, en los que todos estamos familiarizados con la ya famosa curva, no he podido evitar el símil. Pero el gráfico de la imagen representa la pandemia de los siniestros viales desde 1960 en España. La “ventaja” que tenemos es que se ha recorrido un largo camino, y aunque se han perdido muchas vidas en el asfalto, la curva de la pandemia ha ido mejorando a medida que los avances tecnológicos y las decisiones se han ido implementando con impactos positivos muy significativos. 

Figura 1. Evolución de fallecidos en España por accidente de tráfico desde 1960 a 2018. Fuente: DGT.

Entre estos avances, en seguridad pasiva, podemos mencionar el cinturón de seguridad, el reposacabezas o el airbag. Fundamental ha sido la mejora de las infraestructuras, la formación y la concienciación; las medidas de regulación y el control de las normas: control de velocidad, carnet por puntos… Y llegamos a la era de la tecnología preventiva.
 

TECNOLOGÍA PREVENTIVA

El último Incremento o “Delta” de mejora de esta pandemia viene de la mano de la tecnología que dota de autonomía. Estudios afirman que el factor humano está en el origen del 90% de los siniestros viales. Si conseguimos corregir este fallo humano, eliminaremos un importante porcentaje del riesgo de entrar en situación de accidente. Lo que lleva a que la solución vislumbrada para esta pandemia vial sea el Vehículo Autónomo, el futuro que parece que todos venden para hoy. Una realidad a nivel experimental que tardará unos cuantos años en generalizarse para todo tipo de entornos y usos. Lo que dicta la lógica es que se empezará aplicando en servicios controlados de forma gradual, primero en entornos limitados y cuando se abra a la circulación compartida Humano/Autónomo se iniciará la penetración con servicios locales de reparto y robotaxi, lo que permitirá ir ganando experiencia, seguridad y aceptación, tanto social como legal y normativa.

Si bien, esta carrera emprendida por los principales fabricantes y tecnólogos hacia el coche autónomo nos ha ido dejando una serie de “Vacunas” parciales y que producen una singular mejora en la seguridad de nuestros vehículos. Funciones y sistemas que poseen autonomía en la interpretación de las situaciones de riesgo y que originan un aviso al conductor o la reacción parcial o total del vehículo. Estos son los sistemas ADAS de asistencia a la conducción. Con un impacto que supera la reducción de más del 50% del riesgo de siniestro de circulación.
 

¿Se imaginan que hubiera una vacuna que redujera el riesgo de muerte por COVID en ese porcentaje? ¿La usarían? ¿La recomendarían a sus familiares o compañeros de trabajo? 
 

Si tiene responsabilidad sobre una flota, ¿no utilizaría este criterio en la selección de sus vehículos? Dotar de sistemas inteligentes que permitan frenar el vehículo de forma automática ante una situación de emergencia, detectar a peatones y ciclistas y avisar en caso de riesgo… Aun no se pueden solicitar vehículos autónomos, pero exigir que los vehículos estén equipados con esta tecnología ADAS, que ya es una realidad y puede instalarse también en postventa, demuestra una responsabilidad clara con la seguridad vial.

Elías Izquierdo
Elías Izquierdo

CEO Track Surveying
Director en España de Mobileye

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: